Debido a los efectos adversos del COVID-19 en muchas pequeñas empresas de todo el país, el Congreso anunció la Ley de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica contra el Coronavirus (Coronavirus Aid, Relief, and Economic Security Act), comúnmente abreviada como Ley CARES. Esta ley de estímulo económico de $2.2 billones de dólares garantiza la asistencia de emergencia y la respuesta sanitaria a las personas y pequeñas empresas que se enfrentan a situaciones desafortunadas debido a la pandemia de coronavirus de 2020. La principal de las disposiciones de la ley es una iniciativa para proporcionar a los propietarios de negocios en dificultades ayuda en forma de préstamos para cubrir los costes de funcionamiento. Esta iniciativa se denomina Programa de Protección de Cheques de Pago, o PPP.

¿Qué es el Préstamo del Programa de Protección de Cheques de Pago?

El Programa de Protección de Cheques de Pago (PPP) es un programa de préstamos diseñado para conceder un acceso rápido y directo a préstamos para pequeñas empresas con 500 o menos trabajadores. El objetivo principal del préstamo PPP era apoyar a los empleadores con los costos de nómina y operativos durante las interrupciones de la actividad empresarial que se produjeron a causa de la pandemia de COVID-19. En particular, los prestatarios podían solicitar la condonación del préstamo PPP.

El PPP ha tenido un impacto significativo en los propietarios de pequeñas empresas que luchan con su negocio durante la pandemia de coronavirus. Solo en 2020, se concedieron más de $500 millones de dólares en préstamos a las empresas elegibles.

Aunque el PPP ofreció una ayuda considerable a estas empresas, las implicaciones fiscales vinculadas a estos préstamos han hecho que muchos propietarios de empresas se pregunten qué hacer a continuación. Como resultado de la Ley CARES, las directrices fiscales aprobadas por la Administración de Pequeñas Empresas (SBA; Small Business Administration) sufrieron varios cambios.

Posteriormente, las normas relacionadas con el PPP y los impuestos se revisaron de nuevo en diciembre de 2020, ya que la Ley de Asignaciones Suplementarias para la Respuesta y el Alivio del Coronavirus (CRRSAA) se aprobó en 2021.

La duración de la solicitud del préstamo PPP se prolongó de julio a agosto, luego a diciembre y después al 31 de marzo del 2021. Ahora la nueva fecha de prórroga es el 31 de mayo del 2021.

El PPP sigue siendo accesible para:

  • Pequeñas empresas con 500 o menos trabajadores o pequeñas empresas que cumplan los requisitos de tamaño de la SBA.
  • Restaurantes u otros negocios que se encuentren dentro del código 72 del Sistema de Clasificación Industrial de América del Norte (NAICS), “Servicios de alojamiento y alimentación”, – y que empleen a menos de 500 trabajadores.
  • Empresas tribales.
  • Entidades de veteranos 501(c)(19).
  • Organizaciones sin fines de lucro 501(c)(3).
  • Propietarios únicos, contratistas autónomos, trabajadores de la economía colaborativa y otros trabajadores por cuenta propia.

¿La condonación del préstamo PPP está sujeta a impuestos?

Como se ha mencionado anteriormente, la condonación de préstamos del Programa de Protección de Cheques de Pago depende de si el préstamo PPP se ha gastado en gastos que cumplan los requisitos. El Departamento de Tesorería ha ofrecido varias solicitudes de condonación de préstamos del PPP, que las empresas pueden rellenar y presentar al prestamista privado que ofreció el préstamo.

Tras la aprobación de la CRRSAA en diciembre del 2020, el Congreso declaró que un préstamo del PPP que haya sido condonado no estaría sujeto a impuestos; no está categorizado como un ingreso sujeto a impuestos.

Esto implica que no hay que pagar impuestos por la cantidad obtenida. Este préstamo se centra en ayudar a las empresas con el efectivo para seguir operando y pagando a los trabajadores. El Congreso evitó específicamente causar estrés fiscal a las empresas que reciben préstamos PPP.

¿Pueden utilizarse los préstamos del PPP para pagar los impuestos de las empresas?

Aunque la Administración de Pequeñas Empresas (SBA) ofrece una amplia gama de usos para los préstamos del PPP, no pueden utilizarse para pagar los impuestos de las empresas. Las pequeñas empresas que no pueden favorecerse del PPP pueden seguir utilizando otros métodos de financiación y considerar cuidadosamente todas las fuentes lógicas.

La reciente ronda de la Ley CARES ofrece más posibilidades a las pequeñas empresas de utilizar los préstamos PPP. Los equipos de protección, el deterioro de los activos y los programas informáticos de las empresas son algunos de los últimos costes cubiertos por el programa de préstamos PPP. Sin embargo, los impuestos de las empresas siguen sin estar incluidos en esa lista. Los empresarios no pueden pagar el impuesto sobre los ingresos, el impuesto sobre las ventas ni ningún otro impuesto con los fondos del préstamo PPP. Por lo tanto, no se condonará el importe del préstamo PPP que se utilice para pagar los impuestos de la empresa.

Los empresarios pueden optar por el crédito fiscal por retención de empleados si cumplen los criterios. Pero no pueden reclamar los salarios pagados con un préstamo condonado por el PPP. Para ser elegible para el crédito fiscal, una empresa debe pagar los salarios a los trabajadores, independientemente de que se produzca un parón temporal por el bloqueo del coronavirus o de que se produzca una reducción del 20% de los ingresos totales en comparación con el año anterior.

Relación entre el crédito de retención de empleados y el préstamo PPP

En 2020, muchos propietarios de empresas no pudieron optar al Crédito para la Retención de Empleados debido a que el crédito era mutuamente excluyente con el Programa de Protección de Cheques de Pago. Este ya no es el caso; ahora puede recibir un Crédito de Retención de Empleados incluso si tomó un préstamo PPP.

Los requisitos de elegibilidad también se han relajado; el año pasado, las empresas debían demostrar una reducción del 50% de los ingresos en comparación con el mismo trimestre de 2019. Ese umbral se ha reducido a tan solo un 20%.

El importe potencial del crédito para la retención de empleados también ha aumentado. Anteriormente, el crédito inicial sólo cubría hasta el 50% de los salarios cualificados para las empresas con hasta 100 empleados activos. El crédito actualizado cubre hasta el 70% de los ingresos calificados; más el costo de las prestaciones sanitarias para las empresas con hasta 500 empleados.

Si su empresa no solicitó el ERC en 2020 por no ser elegible, puede solicitar el crédito con carácter retroactivo en base a los nuevos requisitos. 

Recuerde que si necesita ayuda con sus impuestos de negocio, ¡Community Tax le puede ayudar! Contáctenos hoy mismo y obtenga una consulta gratuita.

Debido a los efectos adversos del COVID-19 en muchas pequeñas empresas de todo el país, el Congreso anunció la Ley de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica contra el Coronavirus (Coronavirus Aid, Relief, and Economic Security Act), comúnmente abreviada como Ley CARES. Esta ley de estímulo económico de $2.2 billones de dólares garantiza la asistencia de emergencia y la respuesta sanitaria a las personas y pequeñas empresas que se enfrentan a situaciones desafortunadas debido a la pandemia de coronavirus de 2020. La principal de las disposiciones de la ley es una iniciativa para proporcionar a los propietarios de negocios en dificultades ayuda en forma de préstamos para cubrir los costes de funcionamiento. Esta iniciativa se denomina Programa de Protección de Cheques de Pago, o PPP.

¿Qué es el Préstamo del Programa de Protección de Cheques de Pago?

El Programa de Protección de Cheques de Pago (PPP) es un programa de préstamos diseñado para conceder un acceso rápido y directo a préstamos para pequeñas empresas con 500 o menos trabajadores. El objetivo principal del préstamo PPP era apoyar a los empleadores con los costos de nómina y operativos durante las interrupciones de la actividad empresarial que se produjeron a causa de la pandemia de COVID-19. En particular, los prestatarios podían solicitar la condonación del préstamo PPP.

El PPP ha tenido un impacto significativo en los propietarios de pequeñas empresas que luchan con su negocio durante la pandemia de coronavirus. Solo en 2020, se concedieron más de $500 millones de dólares en préstamos a las empresas elegibles.

Aunque el PPP ofreció una ayuda considerable a estas empresas, las implicaciones fiscales vinculadas a estos préstamos han hecho que muchos propietarios de empresas se pregunten qué hacer a continuación. Como resultado de la Ley CARES, las directrices fiscales aprobadas por la Administración de Pequeñas Empresas (SBA; Small Business Administration) sufrieron varios cambios.

Posteriormente, las normas relacionadas con el PPP y los impuestos se revisaron de nuevo en diciembre de 2020, ya que la Ley de Asignaciones Suplementarias para la Respuesta y el Alivio del Coronavirus (CRRSAA) se aprobó en 2021.

La duración de la solicitud del préstamo PPP se prolongó de julio a agosto, luego a diciembre y después al 31 de marzo del 2021. Ahora la nueva fecha de prórroga es el 31 de mayo del 2021.

El PPP sigue siendo accesible para:

  • Pequeñas empresas con 500 o menos trabajadores o pequeñas empresas que cumplan los requisitos de tamaño de la SBA.
  • Restaurantes u otros negocios que se encuentren dentro del código 72 del Sistema de Clasificación Industrial de América del Norte (NAICS), “Servicios de alojamiento y alimentación”, – y que empleen a menos de 500 trabajadores.
  • Empresas tribales.
  • Entidades de veteranos 501(c)(19).
  • Organizaciones sin fines de lucro 501(c)(3).
  • Propietarios únicos, contratistas autónomos, trabajadores de la economía colaborativa y otros trabajadores por cuenta propia.

¿La condonación del préstamo PPP está sujeta a impuestos?

Como se ha mencionado anteriormente, la condonación de préstamos del Programa de Protección de Cheques de Pago depende de si el préstamo PPP se ha gastado en gastos que cumplan los requisitos. El Departamento de Tesorería ha ofrecido varias solicitudes de condonación de préstamos del PPP, que las empresas pueden rellenar y presentar al prestamista privado que ofreció el préstamo.

Tras la aprobación de la CRRSAA en diciembre del 2020, el Congreso declaró que un préstamo del PPP que haya sido condonado no estaría sujeto a impuestos; no está categorizado como un ingreso sujeto a impuestos.

Esto implica que no hay que pagar impuestos por la cantidad obtenida. Este préstamo se centra en ayudar a las empresas con el efectivo para seguir operando y pagando a los trabajadores. El Congreso evitó específicamente causar estrés fiscal a las empresas que reciben préstamos PPP.

¿Pueden utilizarse los préstamos del PPP para pagar los impuestos de las empresas?

Aunque la Administración de Pequeñas Empresas (SBA) ofrece una amplia gama de usos para los préstamos del PPP, no pueden utilizarse para pagar los impuestos de las empresas. Las pequeñas empresas que no pueden favorecerse del PPP pueden seguir utilizando otros métodos de financiación y considerar cuidadosamente todas las fuentes lógicas.

La reciente ronda de la Ley CARES ofrece más posibilidades a las pequeñas empresas de utilizar los préstamos PPP. Los equipos de protección, el deterioro de los activos y los programas informáticos de las empresas son algunos de los últimos costes cubiertos por el programa de préstamos PPP. Sin embargo, los impuestos de las empresas siguen sin estar incluidos en esa lista. Los empresarios no pueden pagar el impuesto sobre los ingresos, el impuesto sobre las ventas ni ningún otro impuesto con los fondos del préstamo PPP. Por lo tanto, no se condonará el importe del préstamo PPP que se utilice para pagar los impuestos de la empresa.

Los empresarios pueden optar por el crédito fiscal por retención de empleados si cumplen los criterios. Pero no pueden reclamar los salarios pagados con un préstamo condonado por el PPP. Para ser elegible para el crédito fiscal, una empresa debe pagar los salarios a los trabajadores, independientemente de que se produzca un parón temporal por el bloqueo del coronavirus o de que se produzca una reducción del 20% de los ingresos totales en comparación con el año anterior.

Relación entre el crédito de retención de empleados y el préstamo PPP

En 2020, muchos propietarios de empresas no pudieron optar al Crédito para la Retención de Empleados debido a que el crédito era mutuamente excluyente con el Programa de Protección de Cheques de Pago. Este ya no es el caso; ahora puede recibir un Crédito de Retención de Empleados incluso si tomó un préstamo PPP.

Los requisitos de elegibilidad también se han relajado; el año pasado, las empresas debían demostrar una reducción del 50% de los ingresos en comparación con el mismo trimestre de 2019. Ese umbral se ha reducido a tan solo un 20%.

El importe potencial del crédito para la retención de empleados también ha aumentado. Anteriormente, el crédito inicial sólo cubría hasta el 50% de los salarios cualificados para las empresas con hasta 100 empleados activos. El crédito actualizado cubre hasta el 70% de los ingresos calificados; más el costo de las prestaciones sanitarias para las empresas con hasta 500 empleados.

Si su empresa no solicitó el ERC en 2020 por no ser elegible, puede solicitar el crédito con carácter retroactivo en base a los nuevos requisitos. 

Recuerde que si necesita ayuda con sus impuestos de negocio, ¡Community Tax le puede ayudar! Contáctenos hoy mismo y obtenga una consulta gratuita.

¡Póngase en contacto con nosotros hoy mismo para una consulta gratuita!.

Al ingresar su número de teléfono y haciendo clic en el botón de “Comienza ya”, usted está proporcionando su firma electrónica y consentimiento para que Community Tax LLC y/o sus proveedores de servicios le contacten al número telefónico que nos proporcionó para brindarle información y ofertas usando un sistema automatizado, mensajes pre-grabados, y/o mensajes de texto. El otorgarnos su consentimiento no forma parte de los requisitos para comprar nuestros servicios. Costos adicionales por mensajes y datos pueden aplicar.

Related Reading

Debido a los efectos adversos del COVID-19 en muchas pequeñas empresas de todo el país, el Congreso anunció la Ley de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica contra el Coronavirus (Coronavirus Aid, Relief, and Economic Security Act), comúnmente abreviada como Ley CARES. Esta ley de estímulo económico de $2.2 billones de dólares garantiza la asistencia de emergencia y la respuesta sanitaria a las personas y pequeñas empresas que se enfrentan a situaciones desafortunadas debido a la pandemia de coronavirus de 2020. La principal de las disposiciones de la ley es una iniciativa para proporcionar a los propietarios de negocios en dificultades ayuda en forma de préstamos para cubrir los costes de funcionamiento. Esta iniciativa se denomina Programa de Protección de Cheques de Pago, o PPP.

¿Qué es el Préstamo del Programa de Protección de Cheques de Pago?

El Programa de Protección de Cheques de Pago (PPP) es un programa de préstamos diseñado para conceder un acceso rápido y directo a préstamos para pequeñas empresas con 500 o menos trabajadores. El objetivo principal del préstamo PPP era apoyar a los empleadores con los costos de nómina y operativos durante las interrupciones de la actividad empresarial que se produjeron a causa de la pandemia de COVID-19. En particular, los prestatarios podían solicitar la condonación del préstamo PPP.

El PPP ha tenido un impacto significativo en los propietarios de pequeñas empresas que luchan con su negocio durante la pandemia de coronavirus. Solo en 2020, se concedieron más de $500 millones de dólares en préstamos a las empresas elegibles.

Aunque el PPP ofreció una ayuda considerable a estas empresas, las implicaciones fiscales vinculadas a estos préstamos han hecho que muchos propietarios de empresas se pregunten qué hacer a continuación. Como resultado de la Ley CARES, las directrices fiscales aprobadas por la Administración de Pequeñas Empresas (SBA; Small Business Administration) sufrieron varios cambios.

Posteriormente, las normas relacionadas con el PPP y los impuestos se revisaron de nuevo en diciembre de 2020, ya que la Ley de Asignaciones Suplementarias para la Respuesta y el Alivio del Coronavirus (CRRSAA) se aprobó en 2021.

La duración de la solicitud del préstamo PPP se prolongó de julio a agosto, luego a diciembre y después al 31 de marzo del 2021. Ahora la nueva fecha de prórroga es el 31 de mayo del 2021.

El PPP sigue siendo accesible para:

  • Pequeñas empresas con 500 o menos trabajadores o pequeñas empresas que cumplan los requisitos de tamaño de la SBA.
  • Restaurantes u otros negocios que se encuentren dentro del código 72 del Sistema de Clasificación Industrial de América del Norte (NAICS), “Servicios de alojamiento y alimentación”, – y que empleen a menos de 500 trabajadores.
  • Empresas tribales.
  • Entidades de veteranos 501(c)(19).
  • Organizaciones sin fines de lucro 501(c)(3).
  • Propietarios únicos, contratistas autónomos, trabajadores de la economía colaborativa y otros trabajadores por cuenta propia.

¿La condonación del préstamo PPP está sujeta a impuestos?

Como se ha mencionado anteriormente, la condonación de préstamos del Programa de Protección de Cheques de Pago depende de si el préstamo PPP se ha gastado en gastos que cumplan los requisitos. El Departamento de Tesorería ha ofrecido varias solicitudes de condonación de préstamos del PPP, que las empresas pueden rellenar y presentar al prestamista privado que ofreció el préstamo.

Tras la aprobación de la CRRSAA en diciembre del 2020, el Congreso declaró que un préstamo del PPP que haya sido condonado no estaría sujeto a impuestos; no está categorizado como un ingreso sujeto a impuestos.

Esto implica que no hay que pagar impuestos por la cantidad obtenida. Este préstamo se centra en ayudar a las empresas con el efectivo para seguir operando y pagando a los trabajadores. El Congreso evitó específicamente causar estrés fiscal a las empresas que reciben préstamos PPP.

¿Pueden utilizarse los préstamos del PPP para pagar los impuestos de las empresas?

Aunque la Administración de Pequeñas Empresas (SBA) ofrece una amplia gama de usos para los préstamos del PPP, no pueden utilizarse para pagar los impuestos de las empresas. Las pequeñas empresas que no pueden favorecerse del PPP pueden seguir utilizando otros métodos de financiación y considerar cuidadosamente todas las fuentes lógicas.

La reciente ronda de la Ley CARES ofrece más posibilidades a las pequeñas empresas de utilizar los préstamos PPP. Los equipos de protección, el deterioro de los activos y los programas informáticos de las empresas son algunos de los últimos costes cubiertos por el programa de préstamos PPP. Sin embargo, los impuestos de las empresas siguen sin estar incluidos en esa lista. Los empresarios no pueden pagar el impuesto sobre los ingresos, el impuesto sobre las ventas ni ningún otro impuesto con los fondos del préstamo PPP. Por lo tanto, no se condonará el importe del préstamo PPP que se utilice para pagar los impuestos de la empresa.

Los empresarios pueden optar por el crédito fiscal por retención de empleados si cumplen los criterios. Pero no pueden reclamar los salarios pagados con un préstamo condonado por el PPP. Para ser elegible para el crédito fiscal, una empresa debe pagar los salarios a los trabajadores, independientemente de que se produzca un parón temporal por el bloqueo del coronavirus o de que se produzca una reducción del 20% de los ingresos totales en comparación con el año anterior.

Relación entre el crédito de retención de empleados y el préstamo PPP

En 2020, muchos propietarios de empresas no pudieron optar al Crédito para la Retención de Empleados debido a que el crédito era mutuamente excluyente con el Programa de Protección de Cheques de Pago. Este ya no es el caso; ahora puede recibir un Crédito de Retención de Empleados incluso si tomó un préstamo PPP.

Los requisitos de elegibilidad también se han relajado; el año pasado, las empresas debían demostrar una reducción del 50% de los ingresos en comparación con el mismo trimestre de 2019. Ese umbral se ha reducido a tan solo un 20%.

El importe potencial del crédito para la retención de empleados también ha aumentado. Anteriormente, el crédito inicial sólo cubría hasta el 50% de los salarios cualificados para las empresas con hasta 100 empleados activos. El crédito actualizado cubre hasta el 70% de los ingresos calificados; más el costo de las prestaciones sanitarias para las empresas con hasta 500 empleados.

Si su empresa no solicitó el ERC en 2020 por no ser elegible, puede solicitar el crédito con carácter retroactivo en base a los nuevos requisitos. 

Recuerde que si necesita ayuda con sus impuestos de negocio, ¡Community Tax le puede ayudar! Contáctenos hoy mismo y obtenga una consulta gratuita.

Debido a los efectos adversos del COVID-19 en muchas pequeñas empresas de todo el país, el Congreso anunció la Ley de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica contra el Coronavirus (Coronavirus Aid, Relief, and Economic Security Act), comúnmente abreviada como Ley CARES. Esta ley de estímulo económico de $2.2 billones de dólares garantiza la asistencia de emergencia y la respuesta sanitaria a las personas y pequeñas empresas que se enfrentan a situaciones desafortunadas debido a la pandemia de coronavirus de 2020. La principal de las disposiciones de la ley es una iniciativa para proporcionar a los propietarios de negocios en dificultades ayuda en forma de préstamos para cubrir los costes de funcionamiento. Esta iniciativa se denomina Programa de Protección de Cheques de Pago, o PPP.

¿Qué es el Préstamo del Programa de Protección de Cheques de Pago?

El Programa de Protección de Cheques de Pago (PPP) es un programa de préstamos diseñado para conceder un acceso rápido y directo a préstamos para pequeñas empresas con 500 o menos trabajadores. El objetivo principal del préstamo PPP era apoyar a los empleadores con los costos de nómina y operativos durante las interrupciones de la actividad empresarial que se produjeron a causa de la pandemia de COVID-19. En particular, los prestatarios podían solicitar la condonación del préstamo PPP.

El PPP ha tenido un impacto significativo en los propietarios de pequeñas empresas que luchan con su negocio durante la pandemia de coronavirus. Solo en 2020, se concedieron más de $500 millones de dólares en préstamos a las empresas elegibles.

Aunque el PPP ofreció una ayuda considerable a estas empresas, las implicaciones fiscales vinculadas a estos préstamos han hecho que muchos propietarios de empresas se pregunten qué hacer a continuación. Como resultado de la Ley CARES, las directrices fiscales aprobadas por la Administración de Pequeñas Empresas (SBA; Small Business Administration) sufrieron varios cambios.

Posteriormente, las normas relacionadas con el PPP y los impuestos se revisaron de nuevo en diciembre de 2020, ya que la Ley de Asignaciones Suplementarias para la Respuesta y el Alivio del Coronavirus (CRRSAA) se aprobó en 2021.

La duración de la solicitud del préstamo PPP se prolongó de julio a agosto, luego a diciembre y después al 31 de marzo del 2021. Ahora la nueva fecha de prórroga es el 31 de mayo del 2021.

El PPP sigue siendo accesible para:

  • Pequeñas empresas con 500 o menos trabajadores o pequeñas empresas que cumplan los requisitos de tamaño de la SBA.
  • Restaurantes u otros negocios que se encuentren dentro del código 72 del Sistema de Clasificación Industrial de América del Norte (NAICS), “Servicios de alojamiento y alimentación”, – y que empleen a menos de 500 trabajadores.
  • Empresas tribales.
  • Entidades de veteranos 501(c)(19).
  • Organizaciones sin fines de lucro 501(c)(3).
  • Propietarios únicos, contratistas autónomos, trabajadores de la economía colaborativa y otros trabajadores por cuenta propia.

¿La condonación del préstamo PPP está sujeta a impuestos?

Como se ha mencionado anteriormente, la condonación de préstamos del Programa de Protección de Cheques de Pago depende de si el préstamo PPP se ha gastado en gastos que cumplan los requisitos. El Departamento de Tesorería ha ofrecido varias solicitudes de condonación de préstamos del PPP, que las empresas pueden rellenar y presentar al prestamista privado que ofreció el préstamo.

Tras la aprobación de la CRRSAA en diciembre del 2020, el Congreso declaró que un préstamo del PPP que haya sido condonado no estaría sujeto a impuestos; no está categorizado como un ingreso sujeto a impuestos.

Esto implica que no hay que pagar impuestos por la cantidad obtenida. Este préstamo se centra en ayudar a las empresas con el efectivo para seguir operando y pagando a los trabajadores. El Congreso evitó específicamente causar estrés fiscal a las empresas que reciben préstamos PPP.

¿Pueden utilizarse los préstamos del PPP para pagar los impuestos de las empresas?

Aunque la Administración de Pequeñas Empresas (SBA) ofrece una amplia gama de usos para los préstamos del PPP, no pueden utilizarse para pagar los impuestos de las empresas. Las pequeñas empresas que no pueden favorecerse del PPP pueden seguir utilizando otros métodos de financiación y considerar cuidadosamente todas las fuentes lógicas.

La reciente ronda de la Ley CARES ofrece más posibilidades a las pequeñas empresas de utilizar los préstamos PPP. Los equipos de protección, el deterioro de los activos y los programas informáticos de las empresas son algunos de los últimos costes cubiertos por el programa de préstamos PPP. Sin embargo, los impuestos de las empresas siguen sin estar incluidos en esa lista. Los empresarios no pueden pagar el impuesto sobre los ingresos, el impuesto sobre las ventas ni ningún otro impuesto con los fondos del préstamo PPP. Por lo tanto, no se condonará el importe del préstamo PPP que se utilice para pagar los impuestos de la empresa.

Los empresarios pueden optar por el crédito fiscal por retención de empleados si cumplen los criterios. Pero no pueden reclamar los salarios pagados con un préstamo condonado por el PPP. Para ser elegible para el crédito fiscal, una empresa debe pagar los salarios a los trabajadores, independientemente de que se produzca un parón temporal por el bloqueo del coronavirus o de que se produzca una reducción del 20% de los ingresos totales en comparación con el año anterior.

Relación entre el crédito de retención de empleados y el préstamo PPP

En 2020, muchos propietarios de empresas no pudieron optar al Crédito para la Retención de Empleados debido a que el crédito era mutuamente excluyente con el Programa de Protección de Cheques de Pago. Este ya no es el caso; ahora puede recibir un Crédito de Retención de Empleados incluso si tomó un préstamo PPP.

Los requisitos de elegibilidad también se han relajado; el año pasado, las empresas debían demostrar una reducción del 50% de los ingresos en comparación con el mismo trimestre de 2019. Ese umbral se ha reducido a tan solo un 20%.

El importe potencial del crédito para la retención de empleados también ha aumentado. Anteriormente, el crédito inicial sólo cubría hasta el 50% de los salarios cualificados para las empresas con hasta 100 empleados activos. El crédito actualizado cubre hasta el 70% de los ingresos calificados; más el costo de las prestaciones sanitarias para las empresas con hasta 500 empleados.

Si su empresa no solicitó el ERC en 2020 por no ser elegible, puede solicitar el crédito con carácter retroactivo en base a los nuevos requisitos. 

Recuerde que si necesita ayuda con sus impuestos de negocio, ¡Community Tax le puede ayudar! Contáctenos hoy mismo y obtenga una consulta gratuita.

¡Póngase en contacto con nosotros hoy mismo para una consulta gratuita!.

Al ingresar su número de teléfono y haciendo clic en el botón de “Comienza ya”, usted está proporcionando su firma electrónica y consentimiento para que Community Tax LLC y/o sus proveedores de servicios le contacten al número telefónico que nos proporcionó para brindarle información y ofertas usando un sistema automatizado, mensajes pre-grabados, y/o mensajes de texto. El otorgarnos su consentimiento no forma parte de los requisitos para comprar nuestros servicios. Costos adicionales por mensajes y datos pueden aplicar.